Tarde de juegos

El pasado sábado 15 de octubre el grupo de Medianos nos trasladamos a las pistas de Avesi aprovechando los últimos días de buen tiempo.

Allí, realizamos una serie de juegos como, bandera, baloncesto con reglas un tanto extrañas, hipopótamos y cacahuetes…

Fue una tarde en la que, desde luego, no faltaron ni risas ni buena compañía.

¡¡Aprovechando el buen tiempo!!

El pasado sábado día 8, el grupo de Medianos aprovechando el buen tiempo que nos acompañaba, salimos de los locales de la asociación para realizar una serie de juegos al aire libre. Así pues, jugamos a diferentes juegos como el «Matado Sentado» o el «Cementerio», intercalando con pequeños juegos de conocimiento, para así recordar y aprender los nuevos nombres de los chicos y chicas que se incorporaban al grupo.

Tarde de V

El sábado pasado, aprovechando la tarde tan buena que teníamos y como ultima actividad grupal de este trimestre, el grupo de Medianos realizo una serie de juego en el parque de la «V», con diferentes juegos como fueron el pañuelo con sus diferentes variantes, la cadeneta, o el balón prisionero, todo ello acompañado de un poco de agua para refrescarnos cada poco tiempo.

 

Sábados al Sol

El sábado pasado, aprovechando la tarde tan buena que teníamos, el grupo de Medianos realizo una serie de juego en el parque de los Jesuitas, con diferentes juegos como fueron “La Hamburguesa”o “Cementerio”, todo ello divididos en pequeños grupos los cuales se enfrentaban todos a la vez, con pequeñas personalizaciones para los grupos perdedores, que corrían a cargo del equipo ganador, como bailar el baile de la selva, bailes de salón… ¡y muchos más!

Perdamos la vergüenza

El pasado sábado, en el grupo de Medianos, realizamos diferentes juegos para así perder un poco esa vergüenza a expresarnos a los compañeros.

Fueron cjuegos como como la lata de sardinas, el compañero desconocido, ¡hay mi lindo gatito!, en los cuales los chicos y chicas tendrían que imitar a diferentes animales, personajes… para hacer sonreír a sus compañeros.

Después de muchas risas realizamos algunos juegos de confianza, como el circulo de la confianza, en el cual los chicos y chicas estarían sentados en sillas y poco a poco estas desaparecerían y quedarían solamente apoyados en sus compañeros.

Aunque fue una tarde lluviosa, nosotros no perdimos la sonrisa.